:::: MENU ::::
Monthly Archives: diciembre 2013

Vuelve pronto María

Una gran amiga acaba de darse de baja del PSOE.

Hace 10 años María se acercó, tímida pero decidida, para afiliarse al PSOE de Soto. Desde entonces ha sido una trabajadora incansable, firme como nadie en sus valores y principios, los valores y principios del PSOE.

Fue una de las personas en las que más me apoyé en mis primeros 7 años de afiliación y de secretario general. El PSOE de Soto hoy no tendría la fuerza y la presencia social, política y electoral que tiene sin su trabajo y esfuerzo.

María es una persona que ha vivido el PSOE intensamente. Desde el comienzo militó junto a su padre, Juan, maestro como ella, socialista y persona ejemplar, muy muy querido por todos. Por desgracia Juan falleció hace unos años, dejándonos un gran vacío en Soto, en su Instituto, en la agrupación, y sobre todo en su familia.

María fue una concejala incansable y firme del Ayuntamiento de Soto. Más tarde, en un curso del PSOE, conoció a Juan, su pareja y el padre de su preciosa hija Blanca. El amor y la familia la llevaron a Cádiz, donde trasladó su militancia y su energía política.

Hace unos días, fruto de la situación del Partido y de sus posiciones en los últimos años, María dejo de militar.

¿Cómo es posible que una persona que ha vivido amor, amistad y familia junto a nuestro Partido, que nunca ha querido ni ha pedido nada y que sólo se ha dedicado a ofrecer su trabajo y esfuerzo decida irse del PSOE?

Hace unas semanas me llamó un gran amigo. Concejal de gobierno en una capital de provincia, joven, enérgico y noble como pocos. Me dijo que estaba cerrando el sobre con la baja del Partido. Me costó una hora y mucho esfuerzo convencerle de que no cerrara ese sobre. Finalmente no se dio de baja.

Otros amigos se han ido del PSOE en los últimos años. Casi todos dejan de participar en política, mientras otros, los menos, miran a otras formaciones con apariencia más moderna y atrevida.

No podemos permitir que esto siga sucediendo. Perder capital humano es perder proyecto de futuro.

La solución no es irse ni abandonar. Con esto no conseguimos nuestros objetivos: cambiar y mejorar las cosas, luchar contra las injusticias y generar igualdad en nuestro país. Pero algo tenemos que revisar para parar esta sangría. La modernización del Partido, de sus estructuras y de sus dinámicas son hoy indispensables y muy urgentes.

El PSOE tiene un problema grave. No es solo la mala situación actual de sus líderes y proyectos. El problema grave es la falta de expectativa para muchos de nuestros afiliados y simpatizantes de que pueda venir algo mejor, diferente. Es evidente que quienes a priori representan el relevo generacional, y tienen los altavoces mediáticos no están generando esta expectativa. La percepción general es la falta de futuro del PSOE. Es aquí donde quiero lanzar un grito en favor del optimismo, en favor de no tirar la toalla. El PSOE es un Partido que cuenta gente preparada, con ilusión, con proyecto y con la firme decisión de incidir en el futuro más próximo.

Se acerca una generación con profundas convicciones ideológicas, con una formación brillante y con una independencia total de los poderes creados. Un grupo generacional sin complejos, con un lenguaje moderno y natural. Y sobre todo con ideas y proyectos serios, fruto de sus experiencias vitales y profesionales fuera de la política.

El PSOE tendrá la oportunidad real de pedir a esta generación de militantes y ciudadanos, que aún ni se conocen entre si, que lideren este país con fuerza, nobleza e inteligencia.

Tenemos que pedir valentía a esta generación. Valentía para liderar y para cambiar profundamente las cosas. Pero a cambio tenemos que ofrecerles apoyo y aliento.

Se trata de un proceso difícil, no lo niego, pero sin Marías, Pedros, Saras, Pablos y Lauras en toda España militando y apoyando a este Partido será un proceso imposible.

Hay que generar expectativas si sabemos que se pueden cumplir. Y yo estoy convencido de que ésta se va a cumplir.

Te necesitamos otra vez María, como hace 10 años. A ti y a muchos más

Juan Lobato