:::: MENU ::::
Monthly Archives: Mayo 2016

La política española, al colegio

Si la política española fuera una persona tendría 12 años. Está en una edad muy delicada, en pleno proceso de madurez y aprendizaje. Estamos en el momento en el que todo puede avanzar con buenos cimientos o venirse abajo al dejarse arrastrar por un camino fácil a corto plazo pero de complejo final.

Para formarse es necesario estar muy atento, escuchar al profesor, tener la mente abierta y poner en práctica y entrenar a diario lo que se aprende.

En nuestro caso el profesor es la sociedad, los vecinos, los ciudadanos. Nos están intentando enseñar una serie de valores para que trabajemos en el sistema como consideran más lógico.

Entre otras cosas tratan de explicarnos que no basta con votar cada 4 años, sino que existen muchos más sistemas de participación que hay que poner en práctica con decisión y valentía.

Nos explican a diario que hay que dar la cara, es decir, dar explicaciones y someterse a preguntas, a control, al parecer de los demás. Nos tratan de enseñar la importancia de reconocer los errores para poner soluciones.

Además, intentan hacernos ver que hay que escuchar. Que el criterio de unos pocos iluminados no siempre es el mejor. Que conviene escuchar a las mayorías y conocer su opinión, que no nos han puesto en nuestros cargos sólo para tomar decisiones, sino para estar atentos a las propuestas, ideas y pensamientos de los ciudadanos.

Y por último tratan de enseñarnos la importancia de ser humildes. Sin esta virtud es imposible aprender nada de lo explicado anteriormente: ni a escuchar, ni a reconocer errores, ni a dar la cara.

Los gobiernos maduran, aprenden y crecen. Por desgracia, también sufren el riesgo de deteriorarse.

Estas son las simples lecciones que tratan de inculcarnos nuestros maestros, los ciudadanos. Si lo hemos entendido ya solo nos falta ponerlo en práctica y entrenarlo a diario.