:::: MENU ::::

Mi candidato a Secretario General y mis compromisos con el proceso de elección

Mañana los socialistas nos la jugamos a todo o nada. Por primera vez en nuestra larga historia elegiremos a nuestro Secretario General por voto directo y secreto.

Todo mi agradecimiento a quienes han trabajado y han arriesgado mucho para que todos podamos disfrutar de este derecho, y especialmente a quienes han puesto la cara para que lo consiguiéramos.

Elegir directamente a nuestros líderes y a nuestros candidatos supone una revolución cultural y política sin precedentes en nuestro partido y en nuestro país.

Del éxito de este proceso depende el futuro del PSOE y de España.

Mis compromisos con este proceso

Alta participación

Tenemos que exigirnos una alta participación y fomentarla sin descanso.

Este partido tiene que demostrar que está vivo, y que tiene la ambición de participar y de escoger a su líder con ilusión y responsabilidad. Esto se traduce en acudir a las urnas masivamente y en opinar votando al candidato que consideremos más adecuado.

Libertad plena de elección

Me comprometo a decidir con libertad mi voto y a ayudar a garantizar la libertad del resto de compañeros.

El criterio de todos siempre es más sensato que el criterio de unos pocos. Este principio debe guiar nuestro proceso.

Para cumplirlo es muy importante que cada uno de nosotros decidamos con absoluta libertad e independencia el voto al Secretario General que consideremos más consistente y próximo a nuestros valores. Poca utilidad tendría que los dirigentes o referentes locales o regionales pretendiéramos dirigir el voto de los militantes. Esto es precisamente lo que todos queremos cambiar.

No me parece mal en absoluto que los dirigentes expresen su opinión, al contrario.

Tenemos que ser conscientes de que estamos eligiendo Secretario General del PSOE, nada menos, pero tampoco nada más.

Coherencia y generosidad

Por desgracia lo fácil no suele coincidir con lo coherente.

Aunque para muchos las opciones personales más sencillas parecen claras, tenemos la obligación moral con nuestro Partido de actuar con coherencia y responsabilidad. Nos jugamos mucho.

Sé que ser coherente implica ser generoso, por eso pido y ofrezco generosidad. No es tiempo de posiciones cómodas ni de apuestas utópicas.

Ahora bien, cada militante tiene su propia escala de valores y sus ideas y opiniones sobre equipos y personas, por esta razón la posición coherente para cada militante puede ser diferente a la de otros con total naturalidad. Lo importante es que cada uno seamos coherentes con nosotros mismos.

Lealtad

Me comprometo a ser leal en este proceso.

La lealtad es fundamental para garantizar la consistencia y estabilidad de las organizaciones.

Me comprometo a ser leal a los proyectos en los que participo y especialmente a las ideas y valores que representan. Me comprometo a ser leal al proyecto que defiende y garantiza un modelo de partido abierto, con participación directa y plena de militantes y ciudadanos en todos los niveles. Y me comprometo a ser leal al proyecto que defiende un modelo de sociedad y país claramente de izquierdas y progresista.

Ilusión y fuerza

Me comprometo a ejercer estos compromisos con ilusión y fuerza, ayudando a contagiar la alegría y optimismo que este Partido y sus militantes merecen y necesitan.

Unidad

Por último, me comprometo a apoyar al nuevo Secretario General con toda mi fuerza y capacidad, como se merece quien haya conseguido la confianza de tantos y tantos miles de socialistas libres, iguales, honrados e inteligentes.

Mi candidato a la Secretaría General

Mi candidato es un líder del Siglo XXI, diferente a los liderazgos clásicos que buscábamos hasta hace unos años.

Necesitamos un líder honesto. Esto es lo primero que le pido. Un líder al que creer, un líder en el que confiar. Quiero un líder que al hablar haga pensar a los ciudadanos “Este hombre habla diferente, me creo lo que dice, es honesto”.

Mi candidato es un líder serio, con un proyecto claro y consistente. No podemos permitirnos incertidumbres ni bandazos en nuestros compromisos, debemos mantener una posición clara y firme en los asuntos de máxima relevancia. El Secretario General del PSOE debe ser una persona que acumule una reflexión extensa y profunda sobre nuestro partido y nuestro país.

El nuevo secretario general debe ser un líder con valores nítidamente de izquierdas y progresistas. Nuestro partido no puede seguir cayendo en la indefinición ideológica.

Necesitamos un líder con capacidad para crear equipos intergeneracionales y que sepa confiar en ellos. El liderazgo del Siglo XXI o es colectivo o no es liderazgo.

Mi candidato es un líder que sabe transmitir emociones, conectar con los ciudadanos, ser parte de ellos. Un líder que, fruto de su trayectoria personal y política, haya aprendido a sufrir y a salir adelante, a caer y a levantar.

El nuevo Secretario General debe ser un hombre tranquilo pero intenso, templado pero profundo. Un compañero con las ideas claras y con la fuerza y valentía para cambiarlo todo, de abajo a arriba.


So, what do you think ?